martes, 24 de noviembre de 2009

De víctima a victimaria

Cuando tuve por primera vez en mis manos mi libro "Thanatos Agency y otros cuentos insensatos" era 6 de noviembre del año en curso, había invitado a un montonón de amigos, colegas, alumnos y familiares a que me acompañaran al acto público organizado por la Editorial El perro y la rana, dentro del marco de la FILVEN 2009/Capítulo Táchira, y tenía tanta emoción que no me quedó nás remedio que dar las gracias públicamente por recibir semejante honor.
Al llegar a mi casa me puse a leerlo con calma y a darme cuenta poco a poco y sin podérmelo creer, que habían arruinado parte de su contenido. La indignación fue inmensa pero la tristeza por los años de trabajo que me tomó redactarlo fue peor. Por eso me llené de valor y decidí quejarme formalmente ante el presidente de la fundación, aun sabiendo que haría caso omiso de mi reclamo, pues, los escritores de provincia somos para los de la ciudad una especie de familiar fastidioso al que deben ver a juro y por simple obligación. Pasados unos prudentes quince días sin obtener ninguna clase de respuesta (como por ejemplo: discúlpanos, fue un error producto de la rapidez con que se llevó a cabo la edición; o producto de la inexperiencia de un grupo de jóvenes que se está iniciando en este complejo mundo; etc), me atreví a hacer pública mi inconformidad, no sólo a través de este blog sino de los medios de comunicación tanto impresos como audiovisuales. ¿El resultado? Una insultada de veinte minutos por parte de Freddy Ñáñez (Chucho), al que parece que le gusta el rol de padre porque por unos momentos juré que era mi papá y hasta la correa iba a sacar! Ahora seré parte de una demanda legal por DIFAMACIÓN y hasta cárcel puede salirme porque el Dr. resultó siendo "Director del Gabinete de Cultura" y no "Responsable por la edición de mi libro". Además, y es algo que debo "aprender muy bien", las editoriales "tienen TODO EL DERECHO A EDITAR LOS LIBROS COMO QUIERAN pues para eso uno cede los derechos al participar en los concursos cuyo premio consistan en edición, publicación y difusión de la obra".
Por eso me pregunto: ¿Sólo quienes tienen poder en este país tienen derecho a protestar? ¿A denunciar? ¿Sólo aquellos que manejan cierto poder dentro de las esferas gubernamentales pueden emplear los medios para presentar sus quejas? ¿Será que en definitivo cuando uno recibe un premio debe hacer como diría un buen amigo mío: "agradezca y cállese la jeta"?
Buenas preguntas!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario