jueves, 18 de febrero de 2010

Disyuntivas político-literarias


En el actual contexto socio-político que vive el país es muy común escuchar toda clase de insultos (de lado y lado): fascistas, guarimberos, autócratas, boliburgueses, desfachatados, irresponsables, sapos, traidores, vendidos, pitiyanquis, disociados, castrocomunistas, ineptos, focas del régimen, incapaces…y pare usted de contar. Parece que nuestro acontecer diario no puede pasar sin el retrechero constante de quienes tienen el deber de trabajar más que confrontar. Ahora bien, de este panorama no escapa el mundo literario venezolano, pues, no faltan por allí quienes se inscriben en esta oleada de ofensas que en nada contribuyen al fortalecimiento de una literatura nacional: intelectualoides, pseudointelectuales, escritores de poca monta, pseudoliteratura, literatura de pacotilla, inconsistentes…se dejan escuchar por allí como si con esa clase de expresiones pudiera engrandecerse el quehacer literario de nuestra nación.

Desde mi perspectiva, es una actitud descabellada, pues, si bien la influencia ideológica dentro de la labor del escritor es algo inminente, no puede tomarse las letras como una trinchera desde la cual demostrar cuánta razón o no se tiene con respecto a la posición tomada. En otras palabras, quien se dedica a la literatura así como a la crítica literaria debe partir del respeto por la diferencia y mantener criterios basados en los elementos literarios de la obra más que en los aspectos que le indiquen a qué tolda política o tendencia ideológica pertenezca el escritor. Cuando se arremete contra el otro con un insulto como los antes mencionados se cae irremediablemente en la intolerancia, cosa que plaga a nuestro terruño y que debería acabarse de una buena vez, porque ¿Qué se gana con ser despectivos? ¿Mejoran las producciones acaso? ¿Se hacen mejores textos? ¿Se reta al otro a ser mejor? A todas luces que no. A lo mucho se insta a continuar insultando, vilipendiando y haciendo de esto más que una práctica común: una forma de vida (desagradable por cierto).

Si en el escenario político la agenda de insultos crea mayor división y odio entre los venezolanos, en el plano literario se consolidan las enemistades, se agudiza ese sesgo a la hora de apreciar una obra literaria y se marcan profundas diferencias entre los escritores como si estos últimos no padecieran las mismas limitaciones ante la complejidad que presupone el arte de la escritura (basta el ejemplo de negarle la riqueza literaria a la novela “La enfermedad” de Alberto Barrera Tyska porque éste es articulista de El Nacional o afirmar que a Luís Britto García se le secó el cerebro porque es revolucionario). Para cerrar quisiera señalar como última muestra de esta atroz realidad las palabras empleadas por el Director de la Fundación Biblioteca Ayacucho en el más reciente Congreso crítico de narrativa venezolana llevado a cabo en la ciudad de Porlamar: Yo cuando le pregunto a un escritor de qué bando está y me contesta: “Soy un escritor apolítico”. De inmediato le respondo: ¡Tú lo que eres es escuálido chico!-.

6 comentarios:

  1. A mi criterio particular,y en base a la lectura realizada los escritores literarios deberian tener una vision de vida politica mas amplia al momento de escribir,respetando diferencias politicas,porque la literatura llega a manos de todo aquel a quien le gusta,sin preguntar ni limitarse diciendo si es de "derecha" no lo leo,o si es de "izquierda" no lo leo,todos tenemos libertad de desidir que nos gusta y que no. Nisiquiera los libros de politica y critica deberian radicalizarse,porque de ellos se puede adquirir informacion para mejorar el desempeño politico que cualquier gobernante este ejerciendo, con la finalidad de que los errores no se repitan. Hoy dia es dificil aceptar una opinion como esta porque hay una abertura bastante extensa entre dos bandos,el pais se encuentra dividido,pero si no somos nosotros mismos quienes le coloquemos un limite seguira esta guerra inutil de poder. El lector merece respeto y el escritor debe ser un educador de casa,aquel que podemos tener a mano para disfrutar y aprender sea cual sea el tema.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien dicho Rossely, sin embargo, debes cuidar tu ortografía antes de darle clic a publicar. Fíjate: tienes "decidir" con s; inútil, país, límite, seguirá, información, política, crítica...sin acento, lo que desmejora tu texto. También repites mucho la palabra "política".
    Te recomiendo revisar varias veces lo escrito antes de darle clic a "publicar", esto debes tenerlo en cuenta para todos los trabajos escritos de todas las materias ¿Ok?
    También quería pedirte que me respondieras.¿Qué autores conoces que hayan caído en este error? ¿A qué te refieres con eso de educador en casa? ¿Cómo crees que puede ponérsele un límite a esta situación?
    Gracias.
    Yady-

    ResponderEliminar
  3. La política cobra otra victima... Es muy cierto que el tema de la política siempre ha estado sumergido en todos y cada uno de los venezolanos (con respecto a nuestro contexto histórico social)
    Ninguno puede jactarse de argumentar "yo no tengo que ver con eso..." la realidad es que con el simple hecho de incorporar esa palabra a nuestro léxico, ya estamos involucrados en ella; unos más partícipes, otros no tanto.

    Debemos aprender a tolerar y saber vivir con ella, (la política) para que no consuma toda nuestra intelectualidad y nuestra relación armónica con la sociedad, aunque eso no sea el panorama que refleje actualmente el escenario social de los venezolanos. Lamentablemente hoy en día vivimos una situación a la que muy bien se le puede atribuir el término de "guerra" que bien, no estando asociada a las armas como lo indica su nombre, si está reflejada a un estilo de gurra sutil y estratégica, en el cual la artilleria pesada viene a ser las ideas, las palabras y los escritos; todos estos apoyados en el mundo globalizado.

    Ya no basta con el hecho de que el internet, los medios como la radio, la prensa y sobre todo la televisión, nos hagan partícipes día a día de esta desagradable situación y por si fuera poco, ahora tenemos a una víctima más; la literatura. Que lamentable que un medio tan lleno de lírica, de ideas para el entretenimiento, de enriquecimiento intelectual como lo es la lectura, sea usado para la agresíon sigilosa verbal. Hay que tomar en consideración al universo de lectores que degustan de una excelente obra literaria para safarse un poco de realidades y crisis que puedan causar malestar emocional. Sólo nos queda esperar que sigan naciendo escritores genuinos, que puedan ofrecer a los usuarios de las letras nuevas y buenas alternativas para leer. de esta forma, se podra rescatar a esta víctima de palabras que puedan alterar su esencia. Ignacio Ruda.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Con respecto al tema de política en Venezuela, sabemos la discordia que existe entre ambos bandos, ya sea el oficialismo vs oposición. El pueblo sabe muy bien su inclinación política, y aun así no importa la discordia que haya en el mismo.
    Es importante destacar, que como sociedad no estamos bien preparados en cuanto a este tipo de conflicto, en vez de haber una unión lo único que logramos es desunión del país, tenemos que pensar con cabeza fría, y no dejarnos llevar por las inclinaciones políticas.
    Es cierto que cada persona piensa diferente y es de libre albedrio, pero no podemos ser tan irrazonable con esta situación, en mi opinión creo que nunca se maduraría este país con gente tan egoísta y que solo buscas sus intereses y beneficios propios; no pensando en un colectivo sino en si mismo.
    Además es algo inevitable para ambos bandos el no poder decirse algo, cada día buscan la manera de crear conflicto mediático en la gente y en todo el país en general. Es algo que no acabara fácilmente mientras siga al frente el actual presidente, que tanto hostiliza a las persona, nos solo en el país sino en muchas partes del mundo.

    ResponderEliminar