viernes, 4 de junio de 2010

AVENTUREROS (VERSIÓN CORTA)

- Vieja llegué-. Digo con cuidado para no asustarla. Sé que se despertará pero no quiero que lo haga de sobresalto.
- Mijo ¿Se le pasó el malestar con la caminata?-. Murmura mi mujer entre sueños.

- Sí que se me pasó. Dígame que me encontré a unos aventureros, ya sabe de esos que siempre suben a estos páramos a dárselas de valientes. Venían con unos morrales más grandes que ellos mismos y un cansancio que sólo puede llegar a sentirse después de largas horas de camino en estas heladas y ventiscosas montañas. Con mi lamparita de kerosén, inútil ante la claridad de la luna, los divisé a unos doscientos metros de distancia. El primero que me vio detuvo a los otros y de inmediato se persignaron…

- Ya sé, no me diga más, salieron corriendo...-.

- Sí mija, como alma que lleva el diablo...-.

- Seguro pensaron que era un espanto.-.

- Como siempre mija…como siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario