domingo, 17 de abril de 2011

El anillo (Segunda parte)



Si para unas consiste -como le sucede a la Teresa del cuento- en maltratos físicos: "Y luego, incorporándose, dos o tres bofetones. (Viteri, 2007:12), y psicológicos: ¡Re-ga-la-ron...! ¿Quién va a darte anillos a ti? (Ibíd.: 13), para otras reside en la pre concepción del matrimonio como realización personal: "[...] la mujer casada [...] está revestida de una dignidad social muy superior a la de soltera." (De Beauvoir, 1954:177), así como en la dependencia y sumisión ante el hombre.

Desde esa posición, Simone de Beauvoir afirma que constituidos sobre una cultura patriarcal, la mujer es sometida a la absoluta dominación del hombre, ya sea el padre o el esposo, donde ésta no sólo debe complementarlo sino obedecer a sus designios como una esclava, ser un Otro.

Simone de Beauvoir le diría a Teresa: "[...] la mujer no se reivindica como sujeto [...] porque experimenta el vínculo necesario que la sujeta al hombre [...] y porque a menudo se complace en su papel de Otro." (De Beauvoir, 1954:17)

Por ello, es controvertida la visión de mundo que posee el personaje central del cuento "El anillo", pues, la propia situación económica, social y cultural limita sus posibilidades de auto-superación y reafirma la complejidad de las relaciones humanas así como del universo femenino: "Lo cierto es que hoy día les es muy difícil a las mujeres asumir a la vez su condición de individuo autónomo y su destino femenino, y ése es el origen de las torpezas y malestares que las hacen considerar a veces como un "sexo perdido". Y es más cómodo, sin duda, sufrir una ciega esclavitud que trabajar para liberarse [...]" (De Beauvoir, 1954:307)

Ante este panorama, vemos que Eugenia Viteri emplea a Teresa para denunciar una realidad social y cultural intrincada y por demás controvertida, pues, si bien, la mujer actual ha logrado escalar posiciones importantes dentro de la sociedad tecnificada, incluyendo cargos de gran envergadura como Ministerios, Presidencias de Repúblicas y Senados, las cifras señalan que la situación de la mujer, en especial en Latinoamérica, se asemeja a lo vivido por la protagonista del cuento.

Por otra parte, ese hombre que se doblega y ruega porque no lo abandonen: "No, Teresa, no puedes dejarme. Te quiero. Devuélvele el anillo, te compraré otro mejor." (Viteri, 2007:14) Nos refiere al ejemplo que empleó Lacan para explicar la relación del Otro y su objeto metonímico, cuando en "La escuela de las mujeres", el personaje principal "prefiere ser un cornudo, lo cual era su punto de partida en la aventura, antes que perder el objeto de su amor." (Lacan, 2003:142).

Explica este continuador de las teorías de Freud: "El ello está por naturaleza más allá de la captura del deseo del lenguaje. La relación con el Otro es esencial, ya que el camino del deseo pasa necesariamente por él, pero no porque el Otro sea el objeto único, sino porque el Otro es el fiador del lenguaje y lo somete a toda su dialéctica. (Ibíd.: 144).

[Continuará]

No hay comentarios:

Publicar un comentario