martes, 1 de noviembre de 2011

Lectura divertida: un reto posible.

La lectura es clave para el éxito de su hijo en la escuela y en la vida, pero no siempre resulta divertida. Si quiere mantener el interés de su hijo en la lectura, aquí tiene algunos consejos:

• Forme su propio club de lectura para padres e hijos. Invite algunos de sus amigos o simplemente la familia. Deje que su hijo seleccione un libro apropiado para su edad y su habilidad, para que todo el grupo lo lea. Luego, hablen sobre lo que les gustó o disgustó del libro, y planifiquen la próxima lectura.

• Cuando le obsequie regalos a su hijo, trate de incluir por lo menos un libro. ¡Después de un tiempo, tal vez hasta abra los libros primero!

• No deje de leer con su hijo. A pesar de que la habilidad de su hijo seguramente mejorará a medida que crezca, tome un poco de tiempo aparte para leer con él. Para mantenerlo interesado, escoja un capítulo en el libro que sea un poco más avanzado que su nivel.

• ¿Tiene algunas fotos extras? Deje que su hijo las use para ilustrar un cuento. Grape algunas hojas de cartulina para hacer un libro, luego anímelo a que escriba un cuento sobre la familia. Adhiera las fotos a su obra literaria.

• Cada mes tenga una cena de “Personajes Literarios.” Deje que todos se vistan como algún personaje ficticio. Con personajes como Harry Potter, Hermione y Ron, seguramente será interesante.

• ¡No deje que su hijo vea la película antes de haber leído el libro!

• Participe en la biblioteca local. El buscar libros es estupendo, pero hay muchas bibliotecas que ofrecen programas para mantener a los niños interesados en la lectura. ¡Así que averigüe qué actividades, concursos y eventos tiene planificado su biblioteca para este mes!

• Compre palabras magnéticas, especialmente aquellas diseñadas para chicos (con palabras como Dinosaurio, Magia y Arco Iris). Póngalas sobre la nevera, y cada vez que su hijo busque un bocado, terminará con una mente llena de palabras.

• Tenga una cena con un tema bobo. Sirva una comida que algún personaje del libro favorito de su hijo comería (tal como Stuart Little o Las crónicas de Narnia). Por ejemplo, los ratoncitos comerían queso. Y los cochinitos, bueno, ¡cualquier cosa!

• ¿Van de paseo largo en auto? Asegúrese que su hijo tenga muchos libros para pasar el tiempo y los kilómetros.

• Pasen una noche sin tele de vez en cuando. En vez de dormirse frente a la tele, hagan palomitas de maíz y siéntense a leer.

• Acostumbre a su hijo a escribir cartas de agradecimiento cuando reciba regalos. No sólo enseña buenos modales, sino también le da una oportunidad de desarrollar sus habilidades ortográficas.

• Piense en el pasado. Recuerde los libros favoritos de su infancia y léaselos a su hijo. Entenderá por qué hay libros que son clásicos.

• Exponga a su hijo a una variedad de libros. Si siempre va a la sección de deportes, tal vez usted puede llevarlo a la sección de fotografía. Si sólo lee mitología, sugiera que trate poesía y observe lo que ocurra.

• ¡Póngase a cocinar! Deje que su hijo lea una receta en voz alta mientras usted prepara una comida. No sólo aprenderá nuevas palabras, sino tal vez aprenderá algunas destrezas para cocinar y la estructura de un texto instruccional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario